logo

Contáctanos:
comunicación@aesva.org

Horario:
Lunes a Viernes de 9 a 14 hrs.

Noticias

El incierto viaje hacia la sostenibilidad

El respeto al medio ambiente marca la dirección obligatoria por la que avanzará la movilidad del futuro, una vía repleta de posibilidades, pero también con asignaturas pendientes y necesitada de un marco regulatorio sin curvas.

Tecnología y sostenibilidad son dos palabras claves cuando hablamos de la movilidad del futuro. Las ciudades se enfrentan a grandes cambios pero sobre todo a grandes retos para garantizar orden en un mundo cada más digitalizado. Los hábitos de las personas están cambiando y aumenta el número de las que eligen los núcleos urbanos para vivir.

«Los distintos informes apuntan que el 60% de la población vivirá en el 2030 en ciudades y serán los motores de desarrollo económico. El tema de la movilidad es una asignatura pendiente. Cada día aparecen nuevas tecnologías que impactan a la movilidad y hace falta una respuesta institucional más estable», indica a ABC Manuel Márquez, socio de consultoría para el sector público en EY.

Si miramos hoy a las ciudades ya vemos el rumbo hacia el que va la movilidad, de la que se puede decir que será eléctrica, autónoma, compartida y conectada. Pero para que ocurra, además de necesitar un determinado desarrollo tecnológico, «las administraciones deben definir toda la infraestructura necesaria. Hay muchas cosas que normalizar», añade Márquez. Un simple ejemplo es el del coche eléctrico: para implantarse bien en España se calcula que harían falta 800.000 puntos de recarga.

Es precisamente el coche eléctrico el que centra gran parte de las atenciones cuando hablamos de movilidad del futuro. «El vehículo eléctrico tiene un futuro brillante dado que los fabricantes de vehículos están apostando por él como la tecnología que permitirá cumplir la normativa en la próxima década», señala a ABC Jordi Llidó, socio responsable de Fabricación de Deloitte.

«La transición hacia el vehículo eléctrico debe ser ordenada, sin transformaciones traumáticas, pérdidas de actividad económica o costes elevados», añade Pol Busquets, director de Monitor Deloitte y responsable del sector industrial. El vehículo eléctrico es aún una alternativa más cara para el consumidor que las alternativas convencionales «aunque se prevé que converja rápidamente en precios en los próximos años y, desde el punto de vista de la industria de fabricantes, implica importantes transformaciones de sus líneas de producción, de aprovisionamiento y, en general, de su cadena de valor».

Desde la Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones (Anfac), defienden «una transición justa, ordenada y rentable social y económicamente», afirma a ABC su directora de Comunicación, Noemí Navas. Recuerdan que se está produciendo una transición muy rápida y que «los fabricantes deben compensar toda la inversión realizada».

Están comprometidos a lograr en el futuro 0 emisiones y son conscientes de que la política europea de reducción de emisiones es cada vez más exigente. Pero además, ante las incógnitas de hacia dónde nos puede llevar la tecnología «hay fabricantes que están investigando tanto en coche híbrido como coche eléctrico. Ante esta nueva realidad, el 70% de los modelos tiene una versión electrificada. Se apuesta por la electrificación sin descuidar otros aspectos», añade Navas.

Autónomo

Son varios los niveles que existen cuando hablamos del coche autónomo y el último, aquel que contempla un vehículo circulando sin conductor por autopistas y ciudades, está todavía lejos de llegar. Desde la consultora Deloitte señalan que el futuro de esta modalidad dependerá, entre otras cuestiones, «del desarrollo por parte de los fabricantes, de la existencia de regulación favorable, de la disponibilidad de infraestructura y de su adopción por parte de los consumidores». Los fabricantes ya han definido su ruta estratégica con objetivos ambiciosos para el desarrollo del vehículo autónomo y «existen países con alto potencial para su desarrollo como EE.UU. y su adopción como los Países Bajos», aseguran.

Conectividad

El futuro más cercano pasa por compartir. La Asociación de Fabricantes y Distribuidores (AEOC) ha lanzado recientemente un informe sobre la movilidad del futuro señalando que va a estar condicionada «por las nuevas tecnologías y los criterios de sostenibilidad y calidad de vida», tal y como señala a ABC Marc Nicolás, su responsable de Movilidad.

Partiendo del hecho de que el 95% del tiempo los coches están en el parking, «vamos a pasar a un siguiente nivel de compartir coches, alquilarlos por horas... y más tarde a integrar este servicio con el de los transportes. Y se hará todo con una misma aplicación», puntualiza. En ciudades como Madrid y Barcelona las personas pierden entre 100 y 150 horas en congestiones. «Cuando toda la información esté conectada esperamos que los atascos y los accidentes de tráfico sean cosas del pasado. Estamos hablando del horizonte 2050», afirma Nicolás.

Y hablar del futuro implica también contemplar los servicios de entrega de mercancías ante el evidente crecimiento del e-commerce. La llamada última milla, la entrega de los paquetes, coloca más vehículos circulando por las ciudades. «Llegará un momento en el que haya más mercancías que personas y se tendrá que preparar la ciudad para ello. Esperamos que aumente la congestión pero se irá reduciendo según se incorporen vehículos alternativos para la entrega», indica Marc Nicolás.

Adaptación

Los grandes fabricantes de vehículos llevan años adaptándose a los nuevos cambios para sacar al mercado productos que mejoren la movilidad. El caso de SEAT, por ejemplo, que hace dos años adquirió la empresa Respiro para entrar en el sector del carsharing. «Hace un año lanzamos un patinete eléctrico y ahora el segundo y nuestra primera moto eléctrica e-Scooter», cuenta a ABC Lucas Casanovas, responsable de Movilidad Urbana de SEAT.

Las perspectivas de venta para esta moto son muy buenas ya que «creemos que va a ocurrir lo de los coches. Las personas que quieren comprar una moto estaban esperando al cambio de tecnología», apunta. Otro de sus apuestas de futuro es SEAT Minimó, un vehículo 100% eléctrico que combina lo mejor del coche y de la moto. «Está en fase de desarrollo. Es complejo porque con él tratamos de dar respuesta las necesidades de las ciudades en el futuro», reconoce el responsable.

 

Fuente: www.abc.es

28/11/2019

Volver

PRENSA